HISTORIA
EL APELLIDO: DE SARAIVA A SARAVIA
Francisco Saraiva, Don Chico.-
 
 
 
ORIGENES
INDEPENDENCIA ORIENTAL
GUERRA DE LOS FARRAPOS
PASANDO LA FRONTERA
FORMANDO EL HOGAR
COMPRA DE CAMPOS
ACCIONES POLÍTICAS
 
 
 
 
 
 
 
Revolución Farroupilha
 
 
Republica de Piratini
 
 
Pasando la Frontera
 
 
Brasil
 
 
Uruguay
 

ORIGENES
La historia de la familia en realidad comienza con los primeros inmigrantes venidos Las Azores, oficialmente Región Autónoma de Azores (en portugués Açores o Região Autónoma dos Açores) son un grupo de nueve islas portuguesas situadas en medio del Océano Atlántico, a unos 1.500 km de Lisboa, a radicarse en el sur del continente americano, más precisamente en la antigua Provincia Cisplatina. También existen núcleos del apellido Saraiva en la frontera entre Portugal y España. Pero aquí fundamentalmente no nos vamos a enfocar en los orígenes del apellido en Europa sino en esta parte de América y en la figura de Don Chico Saraiva y sus hermanos que fueron los que introdujeron el apellido también en la Banda Oriental.
Francisco Saraiva Caneda, familiarmente conocido como Don Chico, nació en Brasil, Rio Grande, el 27 de octubre del año 1822, siendo hijo de Francisco Saraiva de Amaral y María Angélica Caneda y nieto de Manuel Saraiva de Amaral y Joaquina de Jesús de Souza. Sus hermanos fueron, Floricio, Placido, José, Benigno, Manuel y Cesario. Todos se firman Saraiva de Amaral, menos Francisco que usa el apellido materno y lo hace como Saraiva Caneda, para diferenciarse de un primo que también se llamaba Francisco y usaba el segundo apellido paterno Amaral y que además hacía muchos años que ya estaba radicado en Uruguay.
Entre 1840 y 1850, en la zona uruguaya del Cordobés y Pablo Páez es habitada por miles de brasileños que allí viven y progresan, Y entre esos brasileños están los Saraiva de Amaral y sus descendientes, hecho muy común en tierra uruguaya. Debe recordarse toda la historia común entre el sur de Brasil y la Banda Oriental.- En 1821 la ahora llamada Provincia Oriental del Río de la Plata, actual Uruguay y ex Banda Oriental, fue anexada a Brasil por Portugal y unida a Río Grande con el nombre de Provincia Cisplatina, tras ser derrotado Artigas en el combate de Tacuarembó (1820).
Cinco años después, en 1825, y con el apoyo del gobierno argentino, un grupo de orientales, “Treinta y Tres Orientales” y liderados por Juan Antonio Lavalleja, invadió la Provincia Oriental para retirar a los brasileros. Eventualmente se suma el general Fructuoso Rivera quien ofreció a los Portugueses una basta región del Uruguay a cambio de lograr la "Paz". El territorio cedido por Rivera a los Portugueses limitaba al sur de la actual ciudad de Porto Alegre.

INDEPENDENCIA ORIENTAL
El 25 de agosto de 1825, en el Congreso de Florida, se declara la independencia del territorio oriental, y su voluntad de formar parte de las Provincias Unidas del Río de la Plata (actual Argentina).Las Provincias Unidas derrotaron a Brasil luego de una lucha de tres años, la batalla decisiva fue la de Ituzaingó. Sin embargo, los problemas económicos obligaron a aceptar reclamos brasileños y británicos, por lo que el 28 de agosto de 1828, bajo la vigilancia del Reino Unido, se firma la Convención Preliminar de Paz, en que se establecía la creación de un estado independiente de Argentina y de Brasil en el territorio.
Francisco Saraiva Caneda, nació en el mismo año en que Don Pedro II proclamo la independencia de Brasil de la corte portuguesa.-- El 7 de septiembre de 1822 se produjo el célebre grito de Ipiranga ("La independencia o la muerte"), que de hecho significaba la independencia del Brasil, y a partir de allí los acontecimientos se aceleraron a una velocidad vertiginosa. El 12 de octubre don Pedro fue proclamado emperador constitucional y el 1 de diciembre fue coronado. A fines de 1823 el proceso emancipador ya estaba consolidado, después de que se expulsara a las últimas tropas acantonadas en Río de Janeiro y tras sofocarse la rebelión de las tropas portuguesas que ocupaban Montevideo.

GUERRA DE LOS FARRAPOS
A los 17 años Francisco Saravia Participó de la famosa Revolución de los Farrapos, que ensangrentó el sur de Brasil durante diez años, de 1835 a 1845.
Guerra de los Farrapos o Revolución Farroupilha son los nombres por los cuales se conoció el conflicto separatista ocurrido entre 1835 y 1845 en la entonces provincia de Río Grande del Sur, alcanzando la región de Santa Catarina (República Juliana) al sur del Brasil. Durante este período Río Grande se constituyó en una república independiente (República Riograndense) cuyos presidentes fueran Bento Gonçalves da Silva y Gomes Jardim.
A la condición de vencidos, unen a los farrapos su tendencia separatista, que afloró en la efímera República de Piratiní, el ambiente por estas causas se hace sumamente difícil no solo en Rio Grande sino en todo el Imperio.
Terminada la guerra de los farrapos Don Chico como tantos excombatientes tiene grandes problemas para insertarse de nuevo en el medio social del Brasil. La guerra había sido bàrbara, cruel, cargada de violaciones y venganzas y las persecuciones de una forma u otra prosiguieron después de finalizada esta.
Don Chico se dedico a lo que mejor sabía que era el trabajo con animales, caballos y ganado y comenzó a transitar la frontera trasladando ganado de un lado para el otro. Estas actividades las complementaban con el juego de cartas dado que se había convertido en jugador experto y en cada reunión de paisanos, en cada pueblo o villorrio, recurría a este oficio para incrementar sus ganancias. Frecuentaba ya desde hacía tiempo la Banda Oriental, ya que contaba con parientes establecidos desde hacía varios años.

PASANDO LA FRONTERA
En el año 1847, decide establecerse del lado de la frontera, teniendo en cuenta que las tierras orientales después de la victoria de India Muerte por parte de Oribe se encontraban apaciguadas. Oribe buscó retomar el poder con el apoyo del gobernador argentino de Buenos Aires, el federal Juan Manuel de Rosas, en tanto que Rivera recibía el apoyo de varias potencias europeas. En esa época tuvieron origen las divisas blanca (seguidores de Oribe) y colorada (seguidores de Rivera) que con el tiempo se consolidarían en los partidos Nacional (Blanco) y Colorado que gobernarían el país durante la mayor parte de su historia. El enfrentamiento armado se prolongó hasta 1850 en la llamada Guerra Grande, durante la cual la mayor parte del país estuvo bajo el control de Oribe, excepto el recinto de Montevideo, que permaneció bajo control colorado, incluso luego del alejamiento de Rivera del poder, durante el llamado sitio de Montevideo.
El lugar escogido es Punta del Sauce y Pablo Páez, allí esta su gente, se siente a gusto, y con el pequeño capital reunido, arrienda y puebla un campo a medias con su hermano Cesario. Posteriormente arrienda, esta vez sólo, otro campo en el pasaje entre los arroyos Sánchez y Ternera, campo que compra con el tiempo. En 1866 compra la estancia de Cañada Grande y en 1868 la Estancia Vieja y posteriormente la estancia La Chilca.
Francisco Saravia es más bien bajo, de facciones delicadas, y de nariz y boca pequeña, los ojos pardos, encapotados y de mirada penetrante rasgo que heredarán todos sus hijos. Usa el pelo largo, como melena, peinado hacia atrás, frente ancha y despejada. Hombre seguro de si mismo y muy inteligente, vestía siempre de negro, sombrero de ala y corbata de moño. A la cintura nunca faltaba una daga y un revolver. De pocas palabras y carácter concentrado, trabajador y ordenado, austero en sus costumbres, odiaba malgastar el dinero. Su principal preocupación fue siempre como aumentar sus campos, sus ganados y sus negocios.

FORMANDO UN HOGAR
En el año 1851 vuelve a Tacuarí Brasil en busca de su antigua novia doña Propicia Da Rosa nacida en el año 1825, Hija de Manuel Da Rosa Machado y Teresa María de Jesús, para conformar un hogar y criar una familia. En el hogar que van a formar su palabra no se discute y el trabajo de campo es la ley. Rige una disciplina casi feudal a la manera brasileña de aquel tiempo. Su idea es conformar un gran capital y una gran familia. Doña Propicia también una mujer de carácter fuerte, Francisco decía con respecto a sus hijos “… Los que salen valientes, salen a la madre, los que además son muy inteligentes, vaya a saber a quién…” y cumplió con abnegación no solo con la atención de la casa sino también en las demás faenas de vida rural. Cuando es preciso trabajar, luchar sin pausa y sin descanso para su compañero y sus hijos que a cortos intervalos van enriqueciendo el hogar de los Saravia Da Rosa. Así comenzaron a venir los hijos: GUMERSINDO SARAVIA DA ROSA en 1852 - BASILICIO SARAVIA DA ROSA en 1853 - ANTONIO FLORICIO SARAVIA DA ROSA (a) Chiquito en 1854- APARICIO SARAVIA DA ROSA en 1856 - JOSÉ SARAVIA DA ROSA en 1858. CAMILO SARAVIA DA ROSA en 1860. FRANCISCO SARAVIA DA ROSA (a) Pancho en 1862 - JUANA NORBERTA SARAVIA DA ROSA en 1864. AMELIA SARAVIA DA ROSA en 1866. MARIANO SARAVIA DA ROSA en 1868. TIMOTEO SARAVIA DA ROSA en 1870. TERESA SARAVIA DA ROSA en 1874. SENSATA SARAVIA DA ROSA en 1877.-
Otra anécdota que muestra el carácter de Francisco Saravia: cuando Doña Propicia iba a alumbrar su primer hijo, Gumersindo, tuvo enormes dificultades, tanto que en determinado momento la comadrona que la asistía, temió por su vida y consultó a Don Chico sobre la dramática alternativa de tener que elegir entre la vida de la madre y la del niño. Don Chico sin vacilar respondió “salve al hijo, la madre está cumpliendo con su deber. Por suerte se salvaron los dos.

LA COMPRA DE CAMPOS
A medida que va aumentando la familia, también aumentan sus posesiones. Compra en 1866 la estancia, Cañada Grande. 1868, la Estancia Vieja. 1872, El Cordobés y La Chirca.1876, Rincón de Bauza. 1878, La Pandorga.1882, El Avestruz. 1885, Rincón de Pereira. 1887, Los Arbolitos.
Francisco y Propicia dejaron a sus descendientes unas 30.680 hectáreas de campo bien pobladas de ganado y además la propiedad de una estancia vecina a la de Gumersindo Curral de Arroios, en Santa Victoria do Palmar.
Frente a cada una de estas estancias fue poniendo con el tiempo a cada uno de sus hijos. Los muchachos se hacían hombres de prisa y se alejaba físicamente del hogar de Pablo Páez, en cambio Francisco y Propicia seguirán viviendo allí hasta la muerte y manteniendo sin menguar la jefatura espiritual de la familia.
Don Chico como extranjero consideraba que debía tener buenas relaciones con el partido que ejercía el poder, pero como no tenía vocación política como después demostraron sus hijos, trato de cumplir con los compromisos y mantenerse al margen de los hechos más importantes que pudieran comprometer de alguna forma su situación.
En marzo de 1853 sube al poder Juan Francisco Giró. De origen blanco estuvo en el cerrito sede del Gobierno de Oribe durante la Guerra Grande. El ejercito sin embargo está en manos de los Jefes colorados, los cuales se amotinan el 18 de julio, Giró el 25 de setiembre abandona la presidencia y denuncia a los amotinados, estos lo sustituyen por un triunvirato. La situación se va complicando y Don Chico temiendo lo peor, una guerra civil de consecuencias imprevisibles, decide radicarse con Propicia en Santa Victoria do Palmar por un tiempo hasta que la situación se aclarase.
Es de hacer notar que Francisco Saraiva, quien transforma el apellido a Saravia en el año 1852 cuando se casa con Doña Propicia Da Rosa, pese a ser una persona persona muy rígida y trabajadora, cosa que también esperaba de sus hijos, siempre considero que la educación de los mismos era cosa sumamente importante y entre sus planes estaba precisamente que todos estudiasen. A Gumersindo y Aparicio los envía a estudiar a Montevideo, a Basilicio y José los coloca bajo la supervisión de un conocido comerciante de la zona de origen colorado, para que este los forme en esa actividad. A los demás los envía al colegio de la zona y suplementa la formación mediante las enseñanzas de alguna institutriz como era común en la época.

REVOLUCIÓN DE LAS LANZAS
En 1870 se produce la Revolución de las Lanzas con Timoteo Aparicio, donde se inician Gumersindo y Aparicio en las revoluciones nacionales.
El 1 de marzo de 1873, sube al poder José Ellauri, el 15 de enero las divisiones existentes entre los colorados hacen que este caiga y asuma el control del estado, Pedro Varela 1875 – 1876. Pero el que ya empieza a mandar es el Cnel. Lorenzo Latorre1879 – 1880, cuando asume como ministro de Guerra.
En 1880 fallece Doña Propicia Da Rosa a la edad de cincuenta y cinco años, entonces Don Chico vuelve a conformar un segundo hogar casándose con Doña Servanda Ramírez, con la cual tuvo cinco hijos más: JOSÉ SARAVIA RAMÍREZ (a) Corongo en 1882. ENRIQUE SARAVIA RAMIREZ (a) Pichinango en 1883. GILBERTO SARAVIA RAMIREZ en 1884. TERESA SARAVIA RAMIREZ en 1886. BRAULIA ALEJANDRINA SARAVIA RAMIREZ en1888 y MANUEL M. SARAVIA RAMÍREZ (a) Coto en 1890.-
En Brasil continúa la monarquía de Don Pedro II, 1831 – 1889, quien es derrocado por el Mariscal Deodoro Da Fonseca, 1889 – 1891, al que sucede Floriano Peixoto, 1891 – 1894.
El gobierno de Rio Grande es monopolizado porJulio Prates de Catilhos,1893 – 1898.Y en el Uruguay se suceden los gobiernos del Tte. Gral. Máximo Tajes, 1886 – 1890 y el Dr. Julio Herrera y Obes, 1890 – 1894.- En estos años la población de Uruguay es de 600.000 habitantes y La población de Brasil es de 13.000.000 de habitantes. En 1886 se produce la Revolución de Quebracho y en 1891, el Partido Nacional crea una fuerza militar propia.
Francisco Saravia, Don Chico fallece en el año 1893, rodeado de su familia, ya que si hubo una constante en toda su vida fue la de fomentar un fuerte espíritu familiar que se mantendría en el tiempo y pese a las circunstancias. Por eso aún hoy en día cuando se encuentran dos Saravia aunque no se conozcan acostumbran llamarse “pariente”. La imagen de Don Chico representa para todos sus descendientes una figura verdaderamente legendaria, que siempre se encuentra presente a través de infinidad de anécdotas e historias.